FRÍO Y CALOR: SENSACIONES TÉRMICAS DURANTE EL SEXO

Cuando se trata de un encuentro íntimo, la idea del calor siempre nos resulta más adecuada y excitante. Sin embargo, lo gélido a la hora del sexo puede resultar mucho más estimulante de lo que imaginas.

El sexo se trata de sensaciones de placer, llevar a tu cuerpo a experimentar nuevas experiencias en pareja es una buena forma de mantener el deseo y tu relación de pareja en la mejor forma. Si estás buscando nuevos trucos en la cama, los cambios de temperatura pueden ser una opción que enloquezca a tu pareja y los lleve a encuentros eróticos de inimaginable placer. Toma nota porque en Kamasutra By Sensus te decimos algunos tips que te arrancarán sonrisas, gemidos y suspiros.

Lo sexy de cambiar de temperatura

Experimentar con diferentes sensaciones táctiles y variaciones de temperatura, expone al cuerpo a gran variedad de emociones y sensaciones que aumentan el nivel de excitación alimentando las endorfinas.

Calor: La exposición al calor en aumenta la sensibilidad del tacto al elevar el flujo de sangre haciendo que la piel reaccione con mayor intensidad.

Frío: Los estímulos fríos son una forma perfecta de elevar la temperatura de tu pareja. Esto se debe a que las células nerviosas responden ante la más mínima variación de la temperatura y por ello al estimular cualquier parte con algo frío se provoca una reacción en cadena que electriza y le da energía al resto del cuerpo.

¿Aún tienes dudas? Recuerda que en Kamasutra by Sensus  estamos siempre abiertos a escucharte, resolver tus dudas y hacerte las mejores recomendaciones sobre este y todos los temas de sexualidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MENU