¿Cómo practicar el slow sex?

Es sencillo: disfrutando durante más tiempo de la relación sexual. Para ello, lo primero, es retrasar el momento de la eyaculación. Y aunque no siempre es fácil, retrasando el momento del orgasmo y/o la eyaculación disfrutaras de sexo mucho más placentero y duradero.

Una de las fórmulas más fáciles para conseguirlo es evitando la penetración (anal o vaginal) o dejándola para el final, y dedicarles mucho más tiempo a los preliminares. Además de sumamente placenteros, son muchos los juegos que puedes idear con tu pareja: felación, cunnilingus, beso negro, masturbación, besos, caricias.

Además, practicar el slow sex tiene otros muchos beneficios para la pareja ya que conseguirás una mayor confianza, descubrirás el cuerpo de tu pareja, sus puntos erógenos, etc. ¿Por qué no probar nuevas posturas?

Otra buena forma de practicar el slow sex es introduciendo juguetes sexuales: vendas, esposas, plumas, consoladores, dildos.. Hacer un masaje erótico a la pareja antes de empezar, y poco llegar a los preliminares.

¡Prueba el slow sex y disfrutarás durante más tiempo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MENU