CICLO MENSTRUAL,CICLO LUNAR.

Las mujeres estamos en constante cambio y transformación, vamos pasando ciclos, recorriendo etapas mes a mes. Es muy interesante tenerlo en cuenta para que podamos aprovechar nuestros mejores momentos.

Fase 1: menstruación.

Nuestro ciclo comienza sangrando, una verdadera declaración de intenciones y se calcula que dura entre 2 y 7 días.

Esta fase está asociada a la luna nueva y al invierno.

Si imaginamos una fría noche de invierno sin luna que nos alumbre encontraremos lo que nos suele pedir el cuerpo: cuidarnos, mimarnos, bajar el ritmo y conectar con nosotras mismas, con nuestra esencia.

Fase 2: Preovularoria.

Esta fase está asociada a la luna creciente y a la primavera.

En ella solemos estar más activas, sentimos la fuerza, el crecimiento y esa sensación de poder comernos el mundo. Al igual que los árboles florecen y la luna se abre camino, nosotras también.

Tiene una duración diferente para cada una en función de lo que dure nuestro ciclo porque así como la luna tarda 28 días, no todas las mujeres tienen un patrón tan exacto.

Fase 3: Ovulatoria.

La luna llena de verano

Aquí tenemos un momento de serenidad, de comprensión, de gran conexión con nosotras mismas.

Es una fase que suele durar unos 5 días y que suele hacernos sentir más tranquilas y reflexivas por lo que está fenomenal a la hora de concentrarnos en nuestras cositas, con calma.

Fase 4: Premenstruación.

La luna menguante, el otoño.

Son unos 9 días en los que vivimos un contraste de emociones por lo general muy fuerte. Somos un día de otoño soleado que refresca al caer la noche y nos recuerda el invierno que está por llegar.

Tenemos momentos de creatividad realmente geniales e interesantes y también otros momentos de hacernos bolita y replegarse.

Es una fase genial de creación y también de introspección.

Y así como cuando se acerca el invierno vamos preparando los abrigos, cuando más cerca estamos de la menstruación, en los últimas días de esta fase, nos vamos preparando para ella. Podemos vivir momentos de sensibilidad y melancolía con esa sensación de desazón y confusión de ‘nadie me quiere’ o ‘no me entienden’ e incluso el clásico ‘no me entiendo ni yo’.

De todas formas esto es una guía, una orientación, no todas tenemos que vivirlo exactamente igual. Es interesante tenerlo en cuenta, hacer un seguimiento de tu propio ciclo, para así conocerte mejor.

Porque estés en la fase que estés, esa eres tú.
Así somos todas: poderosas, cíclicas y lunáticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MENU