BOLAS CHINAS.

Las bolas chinas son dos esferas, generalmente unidas y con un hilo para extraerlas, que se usan como contrapeso para realizar los ejercicios de suelo pélvico en el caso de la mujer. Aunque su uso sea sobre todo terapéutico, se han convertido en un objetivo fetiche o incluso en un artículo de broma que regalar en los cumpleaños.

¿Para qué sirven realmente las bolas chinas?

La definición de bola china, o bolas de geisha, es la de una esfera que contiene otra más pequeña. Esto supone que una se mueva dentro de la otra y produzca una vibración al introducirlas en la vagina, y por eso también puede tener una connotación sexual.

Se suelen utilizar para fortalecer el suelo pélvico, que es el conjunto de músculos y ligamentos que sostienen la vejiga, la uretra, el útero, la vagina y el recto. El suelo pélvico puede verse debilitado tras un parto, por ejemplo, o simplemente por el paso del tiempo. Un suelo pélvico fuerte puede evitar la incontinencia urinaria, mejorar la lubricación, evitar el riesgo de prolapso y, en general, nos hace disfrutar más del sexo.

Con el movimiento de la bola interna consigues activar los receptores de la información de movimiento y vibración que hay en nuestra musculatura. Lo que implica una activación muscular de contracción para poder sujetarlas

La idea es usarlas para la tonificación de la musculatura del suelo pélvico. Aunque esto también tiene una ventaja en la sexualidad y es que «cuando el tono muscular de la vagina es más óptimo, mejoran las sensaciones y también la capacidad de hacer más movimientos durante el coito».

Además cabe resaltar que cualquier objeto es susceptible de ser erotizado. Todo depende de nuestra imaginación y de lo que nos gusten los fetiches.

Pesos vaginales y bolas que vibran

La ventaja de las bolas chinas es que cada vez existen más modelos con diferentes formas, que son más ergonómicas, con diferentes diámetros y también con materiales testados dermatológicamente, que pueden ser no solo a base de silicona, sino incluso de cristal o metal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MENU